Comparte en...

Las palomas, cuando su control es correcto (población adecuada, ubicación idónea y estado de salud bueno) constituyen un valor añadido a la belleza de cualquier ciudad.

Sus vuelos y arrullos adornan las plazas y jardines y son motivo de distracción para los niños y tranquilidad para los mayores. Las palomas, como los perros y los gatos, no han invadido las ciudades: hemos sido sus habitantes los que, en un momento u otro, hemos propiciado que vivan entre nosotros.

Plan de Acción

  • Inspección detallada y precisa para identificar puntos de posamiento, reproducción y anidamiento.
  • Instalación de dispositivos de control mecánico.
  • Aplicación de técnicas de control aprobadas por el SAG.
  • Protocolo de mantención